sin pretenciones… solo opniones

Este personaje criticó y despotrico de la derecha en este país por años, los veinte años del uribismo fueron el espacio para que este señor los “destrozara” en los canales que su apellido le abrió. Entones, con Gustavo Petro en el poder deberíamos suponer que habrían áreas comunes… pues no. Su puesto natural esta en la rancia derecha dueña del país. Criticó su entorno en su momento como el niño rebelde y consentido que habla desde la comodidad, pero que ante la eminencia de un cambio y de cumplir cincuenta años… defiende con una y dientes su cuna de oro.

Irrefutablemente hace parte del Statuo quo, es sobrino de un expresidente e hijo de un reputado columnista y periodista. Egresado de un colegio exclusivo para “el hijo de, sobrino de, recomendado de” donde gran parte de las personas Bogotanas que manejan los hilos del poder, son egresados, como nuestro protagonista casualmente.

Entonces sí, en teoria, el quisiera que los corruptos fuesen contenidos, que tantos desplazados recibieran justicia, que el uribismo fuera erradicado del poder, pero, que Él no pierda sus privilegios ni vea afectado su día a día, en resumen, que el país evolucione sin cambiar un ápice su estilo de vida o tan solo amenazarla, sin sacrificar nada. Por esto, personas como Gustavo Petro lo asustan, porque probablemente haga que los “acomodados” paguen más (no que pierdan, si no que aporten de sus ganancias). Revise usted mismo a quien apoya Daniel Samper Ospina políticamente, esos personajes que nos venden un cambio, pero igualmente, sin sacrificar sus comodidades o la de sus amigos.

Ya es de público conocimiento la resistencia de “Danny” a que ocurra un cambio real en el país, pero quiero evidenciar pequeñas incoherencias en su accionar que, dicen mucho de quien es y porque actúa como lo hace. ¿Y por qué miras la paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?

Daniel Samper Ospina se contradice en aparentes bobadas. Pequeñeces que no son dignas de análisis y que parecicen no decir nada, pero que hablan de su talante. Critica El abiertamente al ex procurador Alejandro Ordoñez por ciertamente querer imponer sus visiones religiosas y que, hablan de las relaciones bíblicas, el castigo a los homosexuales y cualquier forma de expresar amor que no esté en la Biblia. Estamos de acuerdo con Danny, pero inmediatamente después lo veo en su canal de YouTube obsesionado en contra del cantautor Ricardo Arjona, y, haciendo campaña para que la gente “mejore” sus gustos musicales. Dentro de esta obsesión menciona Danny, la canción “de vez en mes” de Ricardo Arjona, que habla de la menstruación. Escandalizado Danny del tema, realmente asqueado. ¿Dónde esta el Danny respetuoso de lo que los demás hagan y decidan, y mas aun en su intimidad? ¿es Danny tan diferente al exprocurador obsesionado con que hacen los demás con su culo? Hay mujeres que afirman que se incrementa el apetito sexual durante la menstruación y, si hay parejas que disfrutan la intimidad durante el periodo, ¿Qué le debe incomodar esto a Danny? Así como al exprocurador lo que algunos hagan con su culo.

Todo se reduce al respeto, a lo que hagan los demás y que no afecte a terceros sin su autorización. Danny siendo procurador seguramente usaría ese poder para prohibir la entrada al País de Ricardo Arjona y, castigar a quien tenga relaciones durante la menstruación, ¿a quién se nos parece? Un consejo para Danny: ¿no le gusta Ricardo Arjona? Perfecto, no lo escuche. ¿no le gusta otras formas no bíblicas de relacionamiento sexual? Perfecto, no las practique. No gaste su tiempo y energía intentando influenciar a los demás de lo que a usted no le gusta, mejor dicho: no haga una «ordoñada» o «procurada».

 

El critica a Alejandro Ordoñez por querer imponer sus gustos personales, pero hace exactamente lo mismo desde otro frente y con otros métodos, pues cierto es que no tiene el poder del exprocurador. Por mas banal que parezca la comparación, nos permite notar la contradicción: Daniel Samper Ospina no le gusta algo y alguien, y usa su energía por “evangelizar” a sus seguidores y a las personas en general, nada distinto a lo que critica de Alejandro Ordoñez.

Si no me equivoco fue director de la revista Soho hace varios años atrás, me encantaría preguntarle si honestamente El cree que hubiese llegado a ese cargo siendo un “Juan Gómez” sin ser sobrino de, hijo de… es esto exactamente lo que él no está dispuesto a sacrificar.

Sus videos de critica con humor son divertidos, eso no está en discusión. Mi invitación final es a tomar todo lo que venga de Daniel Samper Ospina con pinzas, pues a mi juicio, Danny quiere que el país cambie paro no él, y si esto implica que una candidata como Francia Marquéz o unos candidatos como Camilo Romero o Gustavo Petro no lleguen a la presidencia si amenazan su comodidad, que así sea. Su tío fue quizás uno de los peores presidentes al mando del país, envuelto en sobornos, apoyo de narcotraficantes y no se yo que mas, pero hasta la fecha no he visto una crítica “real” a su tío en sus videos o columnas.

Si, nuevamente, todo esto es en apariencia muy banal, pero en las cosas pequeñas podemos hacernos idea de lo comportamental de una persona, sin importar de la magnitud de sus decisiones. Coherencia habla de actuar sin importar de lo pequeño, y demostrar y respaldar sus palabras con sus acciones.

Daniel Samper Ospina no puede negar su membrecía a las rancias familias dueñas del país, así como su preferencia (quizás comprensible) a no perder ni salir de su zona de comodidad. Seguramente si no fuese un “Samper”, podría a pulso alcanzar mas de lo que hoy día tiene en su historial, pero sin duda el transito laboral en su hoja de vida, tiene el sello Samper (y no por su calidad, sino mas bien por las puertas que le a abierto).

 

Yo hace unos años me podría considerar un seguidor de este señor, pues inclusive asistí una noche a su presentación en el teatro de la 71, pero hoy, viendo su incomodidad con las propuestas y proceder de un gobierno alternativo, creo que se hizo tristemente obvio su clasismo, arribismo, no se como llamarlo.

Ciertamente es indispensable la critica a un gobierno, pero lo que siento con Daniel Samper Ospina, es que no quiere que la “chusma” deje de ser “chusma”, el quiere seguir estando arriba y que la “chusma” siga abajo, que de ves en cuando se les tiren moneditas, pan y circo, pero que sigan abajo. Además, se ha hecho evidente que es un defensor de la sátira, la crítica, pero cuando no es con él, cuando es con él se llama acoso y hostigamiento. Es un “ricachón” que quiere limosnas para los pobres, pero desde lejos. Si este gobierno sigue dejando ingresar a las esferas del poder a la “chusma”, ¿A dónde vamos aparar?

error: El contenido esta protegido